universidad, prostitución, arte.
tal vez no se trate de un año, y puede que deje de ser tripolar en cualquier momento. por ahora utilizo este espacio para dar un lugar a ideas, preguntas, confusiones y experiencias que no puedo compartir con nadie cara a cara.

casi muertos del todo, casi un poco vivos aun



pasear es pasear nuestros planes bajo el sol. planear es pasear nuestra voluntad bajo el sol. querer es pasear nuestro sol bajo el sol.

no podemos pasear, cariño, porque silencios de gran embergadura vuelan bajos bajo el sol, y ese mismo sol brilla más allá de la semilla de una pena, o dos de ellas.

tengo sed y tengo música, pero no tengo amor, aunque mi garganta tiembla cuando creo que pienso en ti -si bien nunca estoy segura de estar haciendolo en realidad: es posible que te esté confundiendo con alguien más, y en parte es mi culpa, en parte es tu forma de fingir, pero por una vez no podemos culpar a la navidad ni a la no-nieve de esta ciudad de mar en la que nos estamos muriendo tan adorablemente abrazados-.



+++tomtomtomtomtomtomtomtomiloveyoutomtomtomtomtomtom+++



4 comentarios:

Srta. Bye dijo...

Las gargantas temblorosas siempre fueron un símbolo claro de amor...

Brick de garbanzos dijo...

Un buen silencio es el mejor regalo.

Cuando muero en un abrazo es para vivir después.

Unas ideas sueltas a razón de tu texto.

Un saludo!

LaMáquina dijo...

++++++

jordim dijo...

morir adorablemente lo firmariamos muchos..